Crear una versión online es algo obligado para cualquier tienda que quiera despuntar, pero un comercio digital por sí mismo no te garantiza ventas, sino que debes enfocarte en trabajar mucho para hacer despegar la facturación y que te resulte rentable. ¿Cómo puedes conseguirlo? Trabajando y optimizando muy bien el SEO de tu E-commerce.

Actualmente, vivimos en una sociedad globalizada y digitalizada, hasta el punto de que las compras online están a la orden del día. Comprar en un E-commerce es más cómodo, rápido y barato que acudir a una tienda física.

Un buen SEO te garantizará un puesto entre las primeras posiciones para las búsquedas de Google, lo que facilitará que tengas más tráfico, te conozcan más usuarios y puedas realizar más ventas.

Haciendo una analogía, podemos decir que un mal SEO en una tienda online es como abrir una tienda física en la peor calle de un pueblo de 20 habitantes, y un buen SEO es como si tu tienda física estuviese en plena Gran Vía madrileña, ocupando un gran espacio y con luces de neón en la puerta.

Errores en el posicionamiento de un E-commerce

Existen una serie de acciones que son realmente contraproducentes para las ventas en una tienda digital y que, por desgracia, son algo que se repite una y otra vez en los distintos E-commerce existentes.

– Un mal uso de las categorías y su contenido. Esto hace que los usuarios experimenten problemas a la hora de realizar búsquedas.

– Copiar la descripción de los productos de otros sitios web. Google penaliza estos plagios.

– Keywords incorrectas. No se hace un estudio de las keywords más adecuadas y debido a ello se pierde tráfico.

– Imágenes inexistentes. Los clientes no compran online artículos que no pueden ver previamente.

Estos cuatro errores no son todos los que se cometen, pero sí los más habituales y los que te hacen obtener un peor posicionamiento SEO. Aunque, ahora que ya los conoces, puedes luchar contra ellos.

¿Cómo mejorar el SEO en una tienda online?

Para comenzar, el análisis de las palabras clave es fundamental. Necesitas tener claro para qué palabras clave vas a posicionar e investigar si son las mejores. Debes saber el número de búsquedas de esas palabras y contra cuántos E-commerce compites para posicionarlas.

Lo ideal es escoger una keyword que tenga muchas búsquedas y poca competencia, de esta manera tendrás casi aseguradas las primeras posiciones de los buscadores.

A continuación debes tener muy claras las categorías y las etiquetas que vas a utilizar para clasificar tus productos, además de añadir un buscador interno para que los usuarios puedan encontrar de forma sencilla el artículo que busquen.

Lo siguiente es utilizar imágenes para todos los artículos que tengas a la venta y en todas las páginas, es decir, en la página de inicio, en la de descripción de producto y en el carrito de la compra.

Por último, es realmente importante asegurarte de que tu E-commerce se adapta a cualquier tipo de dispositivo, y medir los resultados SEO para poder optimizar lo que no esté funcionando de manera correcta.